¿Realmente es necesario que nuestro seguro de hogar nos cubra el robo de joyas, si en nuestra casa no tenemos ninguna de valor? ¿O que cubra el jardín? Incluir o no estas coberturas en el seguro de hogar puede hacer variar, el precio de la prima anual. Si los consumidores quieren tener su hogar asegurado -para protegerse no solo frente a daños en su piso y sus bienes, sino también de los efectos derivados de responsabilidades frente a terceros- a la hora de contratar o renovar este producto, puede negociar con la aseguradora y ajustar el seguro a sus necesidades reales.

En la mayoría de seguros, se contemplan una serie de coberturas que podemos no necesitar, como el robo de joyas, daños en el jardín, o incluso rotura de placas solares. Fijarse bien en estos puntos a la hora de contratar puede suponernos un ahorro de entorno a 30 euros o más.

 Importante contratar con cifras reales 

Otro aspecto a tener en cuenta es el valor que le se le da en la póliza a la vivienda y bienes asegurados. Generalmente, a la hora de calcular un presupuesto aproximado, las aseguradoras proponen una serie de cantidades tanto para el continente (el piso el sí mismo) como para el contenido (mobiliario, electrodomésticos, etc…). Aquí hay que tratar de ser lo más realistas posible respecto al valor real del piso y de su contenido, ya que a más valor estimado, mayor será la cuota a pagar. También hay que ser realista a la inversa: si aseguramos nuestros bienes por un valor inferior al que tienen, en caso de siniestro también recibiremos una indemnización inferior a la que necesitaríamos. Por tanto, es muy importante contratar con cifras que representen fidenignamente el valor de lo asegurado.

Antes de pedir presupuestos (exija siempre que le den para el seguro de hogar, es necesario informarse acerca de si la póliza contratada por la comunidad de propietarios cubre, además de los elementos comunes, los elementos privativos (aquellos que pertenecen a una vivienda del edificio en concreto). Si se da este caso, no será necesario asegurar todo el continente, lo que abaratará bastante nuestro propio seguro de hogar.

A la hora de ajustar el precio, también es importante comunicar a la aseguradora si nuestra casa dispone de algún tipo de medida de protección (alarma, rejas en las ventanas…) o de si el estado de mantenimiento es bueno, ya que son datos que pueden abaratar ligeramente la cuota anual.

 Exprima su seguro al máximo 

Una vez contratado nuestro seguro del hogar debemos exprimirlo al máximo. Además de leerse completamente las condiciones particulares, es preciso sacarle el máximo partido a las condiciones generales de nuestro seguro. Es un librito que la entidad aseguradora ha debido entregarnos junto al resto de la documentación de nuestro seguro.

En muchos seguros el consumidor encontrará coberturas curiosas, que le pueden sacar de un apuro. Bricolaje en el hogar, reparación de ordenadores, orientación médica, cobertura de responsabilidad civil para mascotas, defensa jurídica, reformas, limpieza, reparación de electrodomésticos, asistencia online, pérdida de equipajes,… las coberturas son múltiples.

Desde ADICAE animamos a los consumidores a que examinen con detenimiento las condiciones generales de sus seguros y a que apunten en una hoja todas las coberturas ‘desconocidas’ para ellos. Y que guarden esa hoja en un lugar visible. Quién sabe si, haciendo uso de ellas, podremos ahorrarnos unos buenos euros cada año…

Abrir chat
1
💬 Consulta tus dudas de consumo
Hola👋
Si tienes cualquier consulta o duda sobre consumo puedes hacerla por aquí