La cesta de la compra básica se dispara con motivo de la crisis provocada por el coronavirus, con subidas de precios superiores al 10% en un solo mes en algunos alimentos.

El aumento de los precios de los productos de la cesta básica por la crisis sanitaria ha repercutido directamente sobre el bolsillo de los consumidores. La tasa anual de los alimentos ha pasado del 2,5% al 4% en el pasado mes de abril y algunos de ellos, como legumbres y hortalizas frescas, incrementaron sus precios por encima del 10%. ADICAE denuncia estos abusos en momentos tan complicados para el consumidor y recuerda algunos consejos básicos con los que conseguir paliar estas subidas. 

Tal y como venía detectando y denunciando ADICAE, fruto de las nuevas vías de comunicación habilitadas a través del canal de WhatsApp al número 660175964 o mediante el correo electrónico consultas@adicae.net o el formulario en su página web https://www.adicae.net/envie-su-consulta.html, el Instituto Nacional de Estadística lo ha confirmado: los precios de los alimentos de la cesta básica de la compra se han incrementado por encima de lo habitual durante los meses que dura el decreto del Estado de Alarma por la crisis del coronavirus Covid-19. En concreto, y según el último informe sobre el Índice de los Precios de Consumo (IPC), destaca el comportamiento de los precios de los alimentos, cuya tasa anual pasa del 2,5% en marzo al 4,0% en abril. De ellos, los alimentos frescos alcanzan una tasa del 6,9%, tres puntos por encima de la del mes anterior, y los alimentos envasados aumentan su tasa anual seis décimas, hasta el 2,2%.

ADICAE quiere denunciar estos abusos en los precios de productos básicos, entendiendo que la excepcionalidad del momento no debe ser repercutida directamente sobre el bolsillo del consumidor, menos aún cuando hablamos de productos de primera necesidad y de temporada, como pudieran ser legumbres y hortalizas frescas, cuyos precios se incrementaron hasta en un 10,4 por ciento en un solo mes.

Otro efecto negativo para el consumidor viene derivado del propio confinamiento y del consejo de las autoridades sobre limitar el número de visitas a mercados y supermercados para la adquisición de alimentos, que en la práctica se traducía en realizar una compra grande en vez de varias pequeñas para disminuir los riesgos sanitarios tanto del propio consumidor como de los empleados de estos establecimientos. Ante algunos problemas puntuales de abastecimiento o de reposición del stock, el consumidor ha visto mermada su posibilidad de comparar productos, lo que en ocasiones se ha traducido en la adquisición de productos más caros al no estar en ese momento disponibles otros más baratos y el consiguiente encarecimiento de su carro de la compra.

ADICAE quiere remarcar que este encarecimiento en el carro de la compra es especialmente lesivo en este momento en el que la inmensa mayoría de las familias se ha confinado al completo en el hogar, aumentando los consumos diarios (los niños ya no van al comedor o los progenitores no han comido en el trabajo) y por ende la demanda de estos productos básicos.

Mención aparte merecen los productos de limpieza para el hogar, tan necesarios en estos días y cuya demanda ha aumentado considerablemente con el confinamiento y ante la crisis sanitaria. El propio INE recalca que “entre los productos no alimentarios más consumidos durante el confinamiento destacan por su aumento de precios en el mes de abril los productos de limpieza del hogar, con una tasa mensual del 1,2%, y los otros artículos no duraderos para el hogar, con una subida del 1,0%”.

Por último, señalar que este aumento de precios se ha visto trasladado también a los comercios electrónicos, por lo que el consumidor tampoco ha visto una vía de escape a esos determinados abusos a través de sus compras digitales.

Así, si hace unos meses asistíamos a las movilizaciones de agricultores y ganaderos por el desproporcionado diferencial entre el precio de los productos en origen y en destino, en el campo y en la mesa, la actual crisis no ha supuesto sólo un incremento en algunos productos en los supermercados, sino que también ha afectado directamente a las cotizaciones en origen. En este sentido ADICAE quiere recordar que los alimentos que llegan a nuestros supermercados están controlados, en buena medida, por apenas un reducido número de empresasrelacionadas con el sector financiero. Por ello, ADICAE está en contacto con varias de las organizaciones que representan a agricultores y ganaderos, a fin de impulsar no sólo cambios y medidas que corrijan una situación indeseable, sino que los costes de dichos cambios y medidas no recaigan, como suele ser habitual, en los consumidores.

Consejos para ahorrar en la cesta de la compra

ADICAEcomo en tantas ocasiones, quiere salir al paso de esta realidad y recordar a los consumidores que hay algunas pequeñas prácticas de sencillo cumplimiento que les ayudarán para rebajar su ticket final a la hora de pasar por caja. El consumidor que llegue a convertir en hábitos algunos de estos consejos, no sólo conseguirá limitar el gasto puntualmente sino que conseguirá un importante ahorro a medio y largo plazo.

Realizar una lista de la compra y cíñase a la misma. Planifique previamente su compra antes de ir a la misma según sus necesidades y teniendo en cuenta cuándo será la próxima vez que vaya a ir. Así evitará comprar de más y tener que acabar tirando alimentos que pudieran acabar poniéndose en mal estado. Recuerde que nuestro objetivo es ahorrar. Por ello es conveniente ceñirse a lo que necesitamos y hemos plasmado en la lista de la compra. Si queremos ahorrar, no es el momento de caprichos que llegan a encarecer notablemente nuestro carro.

Si es posible, coja una cesta en vez de un carro. Con el carro, el consumidor tiende a llenarlo e incrementará el número de productos y el ticket final.

Compare precios. Imprescindible si se quiere ahorrar. Si en estos momentos de crisis no se quiere perder tiempo en el establecimiento, se puede realizar una labor previa en la página web del supermercado al que vayamos a acudir.

Compare establecimientos. Hay grandes diferencias entre cadenas. Al igual que en el caso anterior, en estos momentos de crisis sanitaria se puede realizar esa labor previamente desde las páginas web.

Consuma productos frescos y de temporada. Por lo habitual, su precio será el óptimo en ese momento.

Consuma productos a granel frente a envasados. Así adquirirá exactamente lo que necesita y evitará llevarse productos de más. Además, es fácil que en algunos productos envasados pueda encontrarse con piezas en peor estado y las acabe tirando.

Consuma marca blancas, pero de productos que realmente necesite. El precio de algunos productos de marca blanca nos puede llevar a comprar de manera compulsiva aunque no se trate de un bien que ese momento necesitemos. Conozca las marcas blancas de calidad y de su gusto e incorpórelas a su lista de la compra.

Localice y compruebe las ofertas. Las ofertas pueden suponer un importante ahorro si compramos con cabeza. Compre esas ofertas cuando realmente sean necesarias. Compruebe además que con reclamos como formatos familiares o del tipo 2×1 estamos consiguiendo un ahorro. Muchas veces no es así.

Revise y conserve su ticket de compra. Compruebe siempre su ticket de compra, tanto para revisar que no se han repetido productos como para comprobar que se han aplicado los precios y ofertas publicados. Conserve además el ticket como justificante de la compra, le será necesario si necesita hacer algún cambio o reclamación

Utilice tarjetas y bonos descuentos. Con una correcta utilización de los mismos, en productos que se necesiten, se conseguirá un importante ahorro.

Abrir chat
1
💬 Consulta tus dudas de consumo
Hola👋
Si tienes cualquier consulta o duda sobre consumo puedes hacerla por aquí