ADICAE saluda la fusión entre estas entidades bancarias al tiempo que reconoce nuevamente que la concentración bancaria es un fenómeno imparable. A pesar de ello, espero que este tipo de fusiones no representen en ningún sentido un monopolio con los consumidores. La Asociación espera que esta fusión supere la visión “provinciana” de las uniones de las antiguas cajas que se integraron en Unicaja y Liberbank. Asimismo, defenderá los derechos de los consumidores en este proceso de fusión y espera que se blinde una parte del capital para garantizar la continuidad de las obras sociales.

Durante la rueda de prensa, el Presidente de ADICAE, Manuel Pardos, manifestó que “se trata de una pequeña fusión pero importante, con ella, continúa consolidándose el proceso de concentración bancaria en España del que ya había avisado ADICAE y que sigue en marcha por mucho que haya intentos fallidos, como el de BBVA y Sabadell o las dificultades que han tenido Unicaja y Liberbank”.

Derechos de los consumidores

Precisamente, el carácter inevitable de estas concentraciones, un proceso acelerado por la pandemia del coronavirus, y sus cada vez más graves consecuencias económicas, sociales y tecnológicas, ha llevado a ADICAE a centrar sus exigencias en el establecimiento de garantías para la mejora de los derechos de los consumidores en el nuevo mercado que se está conformando.

En el caso de la fusión de Unicaja-Liberbank, la debilidad de unas entidades cuyo comportamiento con los consumidores y usuarios en los últimos años ha dejado mucho que desear lleva a ADICAE a requerir a ambos bancos una efectiva y positiva liquidación y resolución de los múltiples problemas que arrastran, mejorando desde la nueva entidad resultante el tratamiento de la clientela y las relaciones con los consumidores.

De esta forma, la Asociación destaca que la nueva entidad resultante del acuerdo Unicaja-Liberbank debería arbitrar soluciones extrajudiciales que satisfagan y reconcilien a los clientes con la nueva entidad, restaurando la confianza de la clientela en general, profundamente deteriorada actualmente.

En este sentido, Manuel Pardos destacó que, respecto al respeto de los derechos de los consumidores, “ambas entidades tienen problemas coleando que deberían resolver”. “La confianza solo puede basarse en un trato de transparencia, de buena relación, y no en un trato de contratos oscuros y opacos que judicialicen toda la vida bancaria”, aseguró.

Visión «provinciana» de las fusiones

El Presidente de ADICAE ha indicado que se trata de una “fusión provincial”, que engloba unas 12 cajas de ahorros de cuatro comunidades autónomas (Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Cantabria), es decir, “una visión alicorta” de este proyecto de fusión.

“Si solo quieren tener el dominio que han tenido en esas provincias, con clientela poco formada en educación financiera, eso se ha acabado ya en España y se va a abandonar completamente muy rápido”, consideró Manuel Pardos.

A juicio de ADICAE, la fusión proyectada debe superar esta visión “provinciana” de las uniones de las antiguas cajas que se integraron en Unicaja y Liberbank, máxime en un entorno crecientemente global que no entiende de fronteras provinciales, automáticas, ni nacionales, y en el que la supuesta consideración además de la nueva entidad como quinto banco español no es más que una presunción completamente coyuntural y sujeta al resto de fusiones y a la evolución del proceso de concentración en marcha.

Obras sociales y alfabetización digital

ADICAE también resalta que la fusión constituye una oportunidad inaplazable de romper con la deriva del proceso de liquidación de las cajas de ahorro populares iniciado hace más de 20 años y que debe, por tanto, garantizarse en la fusión la financiación del aspecto más positivo que tuvieron esas entidades: la obra social.

Por ello, ADICAE propone que se conserve y blinde una parte del capital para garantizar dicha vertiente. “Esta fusión no puede dejar de lado las obras sociales de las cajas de ahorro, que fueron una de las grandes cosas que se hizo en el sector, con unos beneficios que han dado un gran patrimonio. Sería injusto que este aspecto se convirtiera en mero marketing de las entidades”, señaló Manuel Pardos.

Por otro lado, el Presidente de la Asociación indicó que “el futuro de las entidades bancarias no son las oficinas en todos los pueblos, ni siquiera el cajero, esto es ya un fenómeno antiguo”. “La propia banca es la que debe cooperar para la alfabetización de sus propios clientes y situar en el centro la problemática de la falta de alfabetización”, comentó.

Próximos pasos

Finalmente, ADICAE vigilará que los servicios financieros contratados por los usuarios de cada una de las dos entidades no se modifiquen de manera unilateral tras la fusión y que no supongan un menoscabo para los más de 5 millones de clientes que ambas entidades reúnen ni para el conjunto de los consumidores.

Asimismo, hace un llamamiento a varias decenas de miles de pequeños accionistas de Unicaja y Liberbank para que se organicen con ADICAE para que estas y otras reivindicaciones sean atendidas en las Juntas Generales de ambos bancos que se celebrarán en el primer trimestre del año 2021.

Abrir chat
1
💬 Consulta tus dudas de consumo
Hola👋
Si tienes cualquier consulta o duda sobre consumo puedes hacerla por aquí