El mes de octubre empieza para los consumidores españoles con el precio de la factura de la luz en su máximo histórico y superando por primera vez los 200 euros por megavatio. El pico se alcanzará a las 9 de la mañana con 230 euros. Durante más de tres meses los usuarios han visto como día a día el ritmo de crecimiento de la electricidad en el mercado mayorista iba incrementándose, a la vez que lo hace el precio de su factura.

Las medidas impulsadas por el Gobierno, desde la primigenia bajada del IVA al 10% hasta el último paquete con la reducción del impuesto especial a la electricidad o la prórroga del de generación energética, aunque iban en la buena dirección se han mostrado insuficientes ante el descontrolado ascenso de los precios, en parte explicados por los derechos de emisión del CO2 y el precio de materias primas como el gas natural.

El IPC del mes de septiembre ha subido un 4% respecto al año anterior mientras el precio de la electricidad alcanza un pico de 230 euros el megavatio hora

El propio ministro de Consumo, Alberto Garzón, reconocía en sede parlamentaria las dificultades del Ejecutivo para mitigar el impacto de los precios del mercado mayorista en la factura de los consumidores: “No existe un registro riguroso de cómo evoluciona la factura” ni hay “un único indicador para medirlo”, explicaba el ministro mientras defendía las rebajas fiscales impulsadas por el Gobierno: “Creemos que compensa y mitiga”, pero confesaba “no sabemos cómo impacta en cada familia”.

Y este impacto se aprecia ya, no solo en una factura mensual que, es cierto, se encarece con respecto al mes anterior aunque suavizada gracias a las medidas, sino también en la cesta de la compra. El IPC del mes de septiembre ha subido un 4% con respecto al año anterior, el nivel más alto en los últimos doce años. Un incremento, explica el propio Instituto Nacional de Estadística, que se debe principalmente al encarecimiento de la electricidad y, en un segundo nivel, al aumento del precio de los carburantes. Estos datos, que tienen que confirmarse a mediados de mes, reflejan cómo el consumidor, de una u otra manera, sigue soportando el encarecimiento de la electricidad en un momento en el que siguen estando presentes los efectos económicos derivados de la pandemia.

Consumidores indefensos ante la subida del precio de la luz

Mientras, los consumidores asisten a la ininterrumpida escalada de precios sin saber, en muchos casos, cómo se reflejará en sus facturas ni si el cambio de hábitos de consumo derivado de la nueva tarifa por tramos horarios en vigor desde junio, afecta al ahorro. Muchos usuarios ya han denunciado el retraso en la recepción de sus facturas, algo que las comercializadoras como Endesa han achacado a problemas informáticos. Una situación que, temen muchos consumidores, puede hacer que tengan que pagar de golpe una elevada cantidad de dinero por el elevado importe de los recibos y la acumulación a causa de los retrasos.

Además, tal y como denuncia el Defensor del Pueblo, los consumidores recibirán esa factura (en el momento que sea) sin poder comprobar de manera fehaciente cual es su consumo por tramos horarios. Marugán, en linea con las reclamaciones de la propia CNMC, pide que en la factura aparezca el desglose por horas del consumo eléctrico, permitiendo así a los consumidores saber el precio que pagan por su consumo eléctrico en las distintas franjas horarias (valle, llano y punta).

Los consumidores, además de soportar la subida de precios, denuncian retrasos en la recepción de la factura y la desactualización del comparador de ofertas de la CNMC

La CNMC, de hecho, tampoco está ofreciendo a los consumidores toda la ayuda posible. Si desde el 1 de septiembre todas las facturas han empezado a incluir un código QR con el que el usuario puede acudir directamente al comparador de la Comisión para que puedan comparar entre todas las ofertas disponibles y seleccionar aquella que más le convenga, este sistema aún no refleja las nuevas ofertas. Un mes después de su puesta en marcha, el usuario que acceda tanto a través del código QR como a través de la web de la CNMC se encontrará con un mensaje de aviso en el que se advierte “Algunas de las ofertas de electricidad y combinadas que aparecían en este comparador están actualmente siendo actualizadas para reflejar la bajada de precios recogida en el Real Decreto-ley 17/2021, de 14 de septiembre, de medidas urgentes para mitigar la escalada de precios del gas natural en los mercados minoristas de gas y electricidad, y se irán publicando próximamente”.

Las comercializadoras, a atraer consumidores al mercado libre

Sin posibilidad de comparar ofertas y ante la agresiva campaña de las comercializadoras por atraer clientes al mercado libre con descuentos y tarifas planas, los consumidores pueden verse tentados de abandonar el mercado regulado, en principio vulnerable a los vaivenes del mercado mayorista, por la supuesta estabilidad de precios del libre. Sin embargo, las comercializadoras ya han empezado, eso sí, por los grandes clientes empresariales, a anunciar subidas en el precio de la factura en sus contratos a largo plazo. Una situación que, a diferente escala, se reproducirá en la renegociación de contratos con los 16 millones de consumidores domésticos en mercado libre.

Las grandes compañías eléctricas, que ya han amenazado al Gobierno con cierre de plantas o la paralización de su inversión en renovables, se escudan en la pérdida de ingresos a causa de las medidas implementadas por el Ejecutivo. En su intervención, el ministro Garzón recordó que el beneficio de las eléctricas en España “son muy superiores al de otros países: un 20% frente al 10% de la media europea”.

Abrir chat
1
💬 Consulta tus dudas de consumo
Hola👋
Si tienes cualquier consulta o duda sobre consumo puedes hacerla por aquí