Una mascota puede deparar muchas alegrías y satisfacciones, pero también acarrea una serie de cuidados y responsabilidades. Para los amantes de los animales, las aseguradoras ofertan seguros que cubren desde enfermedades a posibles daños causados por nuestro perro o gato.

Pueden ser una opción interesante si nos preocupan los imprevistos, pero hay que tener en cuenta que, si tenemos ya contratado un seguro de hogar, entre sus coberturas pueden contemplarse ya las mascotas Eso sí, los seguros generalistas de hogar solo suelen cubrir contingencias como daños a terceros, la orientación veterinaria o el sacrificio e incineración.

Seguros específicos para mascota 

¿Ofrecen mucho más los seguros específicos para mascotas? La respuesta es sí, aunque estas coberturas adicionales tienen su precio. Por ejemplo, el seguro para animales de compañía de Ocaso contempla, además de la resposabilidad civil, defensa y reclamaciones por daños, las consecuencias de accidentes, robos o extravíos, e incluso la estancia en residencia. Si se contrata para un perro de aguas español nacido en 2012, la prima anual sale por 74,32 euros.

Santalucía Mascotas ofrece una cobertura básica, que cubre lo mismo que el anterior ejemplo, a la que se puede añadir de manera opcional los gastos que pueda acarrear el fallecimiento del animal y la asistencia sanitaria en caso de enfermedad. Solo por incluir este último punto, que da una cobertura de hasta 1.000 euros, el precio de la prima anual se incrementa más de 119 euros, pasando de 78,50 euros a 197,97 euros al año.

Otras compañías, como Verti, aún son más flexibles en cuento a la horquilla de coberturas. Así, esta aseguradora dispone de un seguro que solo cubre daños a terceros y orientación veterinaria, por 15,94 euros al año; otro medio, que incluye además asistencia veterinaria por accidente y sacrificio e incineración, por 46, 58 euros al año, y un tercero que sí incluye asistencia veterinaria por enfermedad, y cuyo precio se dispara a los 174 euros anuales.

A los seguros que ofrecen firmas aseguradoras generalistas hay que sumar los que tienen compañías especializadas únicamente en este sector. Es el caso de Segurvet, que por 186 euros al año cubre el reembolso por gastos veterinarios por accidente (hasta el 100% con límite de 1.000 euros) y enfermedad que requiera hospitalización o cirugía (85% hasta 1.000 euros), indemnización por muerte o robo de hasta 850 euros y coberturas complementarias (residencia, localización, etc,). Por 354 euros, incluye la cobertura por gastos veterninarios derivados de cualquier enfermedad.

Más allá del precio y las coberturas, hay que prestar mucha atención a las carencias y exclusiones. Como los seguros ‘para humanos’, los de animales de compañía también tienen carencias, esto es, el plazo en el que se puede empezar a usar el seguro. En algunos casos varían para cada cobertura; por ejemplo, 7 días para accidentes y 60 días para enfermedades. En cuanto a las exclusiones, es habitual que queden fuera casos tan comunes como los gastos derivados de intervenciones veterinarias voluntarias (esterilización, defectos estéticos…), vacunaciones, ortodoncias, medicamentos no prescritos por el veterinario… También suelen quedar fuera los gastos causados por enfermedades congénitas, previas o causadas por negligencia del propietario.

Habitualmente, los animales calificados como peligrosos están excluidos de estos seguros, así como los dedicados a la caza o los caballos, que tienen su propia modalidad de seguro.

 El seguro más apropiado para cada caso 

Como se ha visto, los seguros de mascotas más básicos cubren solo lo mismo que lo que algunos seguros de hogar incluyen en sus contratos, esto es, daños a terceros y gastos en caso de sacrificio e incineración. Son dos coberturas básicas que, si ya se tienen, pueden dar la tranquilidad suficiente en caso imprevisto, como por ejemplo que nuestro perro muerda a alguien. Los seguros para mascotas de nivel medio aseguran otros posibles sucesos, como el robo, la pérdida, o los accidentes que pueda sufrir el animal. Dan algo más de tranquilidad, pero hay que tener en cuenta que en su mayoría excluyen el tratamiento ordinario de enfermedades (que es lo que realmente encarece la prima anual y lo que se puede usar más cotidianamente). Solo los más caros recogen las consultas veterinarias habituales.

Abrir chat
1
💬 Consulta tus dudas de consumo
Hola👋
Si tienes cualquier consulta o duda sobre consumo puedes hacerla por aquí