La crisis económica provocada por el coronavirus ha hecho que muchas familias hayan visto reducidos sus ingresos a raíz del confinamiento. Al mismo tiempo, durante el estado de alarma aumentó el consumo energético en los hogares al no poder salir de casa, una situación que ha llevado a muchos usuarios a una situación de pobreza energética. ADICAE, con motivo del Día Mundial del Ahorro de Energía, que se celebra este 21 de octubre, recuerda a los consumidores las claves para realizar un consumo energético eficiente y sostenible.

La factura de la luz es un problema para muchos usuarios por su precio. La electricidad ha experimentado un sobrecoste cada vez más difícil de asumir por los consumidores, de hecho, se ha encarecido más de un 70% desde que se privatizó. Además, su dificultad de entendimiento también supone un problema.

La CNMC estima que aproximadamente la mitad de los consumidores no entiende su factura y casi un 44% no le presta atención cuando la recibe. Además, desconocen en qué mercado se encuentra su suministro -libre o regulado- y no saben qué tarifa tienen contratada. No acogerse a un contrato que se ajuste a las necesidades de cada uno puede suponer un sobrecoste de hasta 200 euros anuales en la factura de la luz.

Además, las comercializadoras de energía españolas intentan que los consumidores contraten tarifas del mercado libre en vez del PVPC. Según un informe de la CNMC, el gasto promedio del mercado libre en 2019 era de 63 euros (cifra que no incluye seguros o cuotas de mantenimiento), mientras que el gasto mensual de un hogar cliente del mercado regulado era de 51,6 euros.

Estos datos preocupan a ADICAE. España es el cuarto país de Europa con la luz más cara, desde 2009 la luz en España ha subido el doble que en la Unión Europea, según Eurostat. Entendiendo bien el recibo de la luz y siendo más eficientes cambiando algunos hábitos energéticos, los usuarios podrían ahorrar dinero de forma anual en su factura.

Pobreza energética

Se estima que 4 millones de personas sufren pobreza energética en España. La mala eficiencia energética y la poca optimización de su facturación han llevado a muchos hogares a ser vulnerables. Además, la crisis económica provocada por el coronavirus ha aumentado el número de hogares vulnerables y ha agravado la situación de los que ya lo eran.

Entre marzo y mayo, 200.000 hogares evitaron el corte en su suministro eléctrico por el veto impuesto por el Gobierno con motivo del Estado de Alarma. Sin embargo, desde el pasado 1 de octubre muchos hogares dejarán de ser beneficiarios de esta medida y podrán ser privados de sus suministros energéticos. ADICAE recuerda que, ante todo, la energía es un derecho.

En este sentido, la Asociación critica que se haya quitado el veto a cortar el suministro eléctrico y el gas justo cuando empieza el frío. En otros países prohíben los cortes de estos suministros en esta época del año, por ello ADICAE muestra su malestar ante esta medida que puede dejar sin luz ni calefacción a muchos hogares españoles en pleno invierno.

Bono social

Desde la implantación del estado de alarma, solo 42.000 consumidores se han acogido al bono social para poder hacer frente a sus facturas, un incremente que se debe a la crisis económica del coronavirus. En total, la cifra de personas que utiliza este bono es de más de 1,3 millones de personas.

ADICAE considera que el bono social supone un parche bastante ineficiente ante la pobreza energética y que deja fuera a muchos consumidores que son igualmente vulnerables pero que no cumplen con los estrictos requisitos para acceder a este descuento. Así, destaca la importancia de que tanto Gobierno como compañías suministradoras tomen medidas urgentes.

La Asociación propone contar con un modelo energético justo y sostenible, apostar por las energías renovables, disponer de unos precios más asequibles, una mayor transparencia de las comercializadoras eléctricas, y tener en cuenta a los hogares más vulnerables. Además, hay que fomentar la formación e información de los consumidores sobre un servicio tan importante como el de la electricidad.

Para ADICAE, los consumidores deben convertirse en sujetos activos, responsables, críticos y solidarios, situándose en el centro del cambio social. Se tiene que fomentar su movilización para reivindicar precios justos para todos los consumidores. En este sentido, cambiar los hábitos de consumo en el hogar es un paso importante para ello.

Consejos para el ahorro energético de los consumidores

ADICAE recomienda algunos aspectos para ahorrar en la factura de la luz:

  • Revisar la potencia contratada para ajustarla a las necesidades de cada uno: si se contrata por debajo se sufrirán costes, si se contrata por encima, conllevará un sobrecoste

  • Pasarse a discriminación horaria: en algunos casos, ni siquiera será necesario hacer cambios en los hábitos de consumo

  • Tener cuidado con el mercado libre: las empresas obtienen más beneficio a costa del usuario

  • Leer todo el contrato, incluso la letra pequeña, antes de firmarlo, y comparar ofertas para decidir la que mejor se adecúe a las necesidades de cada consumidor

Así, los usuarios ya notarán cambios en su factura de la luz, pero también hay otros pequeños hábitos que pueden ayudar a reducir más el ahorro:

  • Apagar completamente todos los electrodomésticos que no se utilicen desenchufándolos de la corriente eléctrica

  • Utilizar los programas ECO que tienen la mayoría de los electrodomésticos

  • Apagar las luces de los lugares de la casa en los que no haya nadie

  • Utilizar bombillas de bajo coste

  • Graduar el termostato del frigorífico según la carga y la temperatura ambiente. Descongelarlo periódicamente

  • Llenar el lavavajillas y la lavadora casi completamente antes de usarlos

  • Bajar el brillo de televisores y ordenadores y utilizarlos en modo ahorro de energía

  • Aprovechar el calor residual de la vitrocerámica y el horno a la hora de cocinar. Esto puede suponer un ahorro de 60 euros al año

Abrir chat
1
💬 Consulta tus dudas de consumo
Hola👋
Si tienes cualquier consulta o duda sobre consumo puedes hacerla por aquí