La evolución de las tecnologías ha traído a los consumidores nuevas formas de realizar compras e inversiones lo que ha hecho a su vez que existan nuevas trampas y nuevos peligros, de tal modo que muchos usuarios puedan perder incluso todos sus ahorros. En 2009 llegó a la era de internet la criptomoneda, pero ¿qué conocemos de este tipo de moneda virtual?

¿En qué consisten?

Según el Banco de España, una criptomoneda es una moneda virtual (no son billetes ni monedas metálicas) que sirve para realizar operaciones de compra, venta y otras transacciones financieras. Este tipo de moneda opera en forma independiente de los gobiernos y bancos centrales. Estas divisas se encuentran al alcance de cualquier usuario a través de distintas aplicaciones que puedan descargarse en un teléfono móvil, con las que se rastrea la red en busca de ‘monedas’.

Los usuarios que obtienen la criptomoneda la guardan en billeteras electrónicas que están protegidas con contraseña. El usuario puede transferir dinero de billetera a billetera de forma anónima, pero la persona a la que la llega este dinero debe aceptar la transacción.

Inversiones a través de la criptomoneda

Apenas hace un mes la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el Banco de España emitieron un comunicado sobre el riesgo de las criptomonedas como inversión. Muchas de ellas, como el Bitcoin y Ether, han experimentado una elevada volatilidad en sus precios, lo cual ha llevado a un aumento significativo de la publicidad, en ocasiones agresiva, para atraer inversores. El Banco de España y la CNMV ya advirtieron en 2018 sobre el riesgo de este tipo de inversiones debido, entre otros factores, a su extrema volatilidad, complejidad y falta de transparencia que las convierten en una apuesta de alto riesgo.

Desde el punto legal, las criptomonedas no tienen la consideración de medio de pago, no cuentan con el respaldo de un banco central u otras autoridades públicas y no están cubiertas por mecanismos de protección al cliente como el Fondo de Garantía de Depósitos o el Fondo de Garantía de Inversiones. ¿Entonces… qué lleva a pensar que son seguras y que hay que invertir en las criptomonedas? Hay usuarios que piensan que el hecho de que estén fiscalizadas por Hacienda las hace seguras, y eso no tiene nada que ver. Y también nos encontramos que empresas como Paypal (y otras) aceptan pagos en criptomonedas.

Esto nos puede llevar a pensar que las inversiones con bitcoin son seguras, cuando realmente no se tiene ni respaldo ni conocimiento real sobre cómo funciona el mercado. De hecho, han aparecido en los últimos tiempos numerosos chiringuitos de inversión que ofrecen rentabilidades increíbles por coger ahorro de consumidores y usarlo para el rastreo y la recaudación de criptomonedas. Algunos de estos chiringuitos, que se publicitan en portales de anuncios por palabras o de mercado de segunda mano, ya están siendo investigados por los jueces por supuesto fraude piramidal.

¿Cómo detectar un fraude?

A continuación te damos una serie de claves para poder detectar este tipo de engaño.

• Frases mal redactadas. Las compañías que usan este tipo de fraude utilizan softwares de traducción automáticos que hace que muchas veces sean frases incoherentes. Este es un indicador típico de esquemas fraudulentos.
• Beneficios instantáneos. Ninguna plataforma multiplicará su dinero en menos de 24 horas.
• Términos legales. Revise todos los datos del sitio web. Muchas de estas plataformas dicen la verdad bajo la exención de responsabilidad. Si el sitio web en el que se encuentra no tiene información legal, es un ejemplo claro de estafa.
• No todo es lo que parece. La aparición de contenidos publicitarios engañosos que ofrecen ganancias extraordinarias, esto es otro motivo de fraude ya que estás empresas utilizan este tipo de información para la captación de clientes.
• Buscar información sobre la plataforma en la que se encuentra. Obtener todos los datos sobre la aplicación o el portal en el que te encuentras ya que muchas de las informaciones que ofrecen las plataformas fraudulentas son deficientes.
• Leer con detenimiento todo el contrato con el proveedor de billetes digitales. A diferencia de los bancos y las compañías de tarjeta de crédito, es posible que no asuman la responsabilidad de reponerte el dinero en caso de robo.

Aún así, no es posible negar el gran auge de las monedas digitales. Europa no quiere quedarse atrás y ya los bancos centrales están cambiando su discurso hacia ellas buscando ofrecer un producto con las mismas prestaciones, pero con la seguridad y garantías de las inversiones institucionales. Así que Europa lanzará el euro digital. La gran diferencia con las criptomonedas en curso es que estará sometida a regulación, ya que el BCE delimitará el marco operativo, los controles y las características técnicas.

Sin embargo, ante este panorama innovador y de candente actualidad, nos encontramos con otra realidad, el consumo desmesurado de energía y recursos que cuesta su mantenimiento. Según un análisis del Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge (CCAF, por sus siglas en inglés), el bitcoin, consume más electricidad al año que Finlandia, Suiza o Argentina.

De acuerdo con los investigadores, la minería de bitcoins utiliza cerca de 121,36 teravatios-hora (Twh) de electricidad al año, un récord que provoca un fuerte impacto en el medioambiente y supera a una larga lista de países. Pequeño y mediano inversor, te invitamos a que hagas inversiones seguras desde el conocimiento pleno, y no te dejes deslumbrar por todo lo que puedes ganar por algo que ni se conoce ni se controla, y como dice el refrán, más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer.

Abrir chat
1
💬 Consulta tus dudas de consumo
Hola👋
Si tienes cualquier consulta o duda sobre consumo puedes hacerla por aquí